jueves, 26 de febrero de 2009

Amoragua

El amor, lo entiendo como agua.
Fluye, toma diferentes estados según las circunstancias.
Según Los momentos de la vida.
Te puede ahogar o congelarte y para llegar a el necesitas elevarte.
Cumple un ciclo y vuelve a nacer, cae desde el cielo, a veces se estanca, es inmenso y a la vez tiene rápidos.
Da vida, la misma es y crece por El.
Pero al igual que el agua, no puedes retenerlo, puede que según su estado logres un instante, pero será ínfimo y efímero.
Por eso comprendo que no hay que desear tenerlo, sino simplemente sumergirse.
Al sumergirnos nos vemos desnudos ante el, todo lo empapa, todo lo moja.
Y en definitiva, tanto la tierra como nosotros, los seres humanos, somos 70 u 80 % agua, o sea, amor.

No hay comentarios: